Este chico adoptó un toro de corridas y le muestra a todo el mundo lo que es el maltrato animal

Suceden frecuentemente situaciones y actos crueles que nos llevan a pensar que el mundo está perdido y que no vale la pena continuar. Situaciones que se encargan de acabar con inocentes y donde se evidencia la injusticia a flor de piel. Y lo peor de todo, nadie hace nada por frenar la corriente de lo malo, perverso o grotesco.


Aquí debemos nombrar la excepción y decir que, por fortuna, existen personas que marcan la diferencia y dejan una buena huella en su paso aquí por la tierra. Personas como Christophe Thomas, un hombre que, pese a todos los pronósticos, se dejó llevar por su corazón y adoptó a un toro de corridas, lo hizo para evitar que el animal muriera asesinado, de la peor manera.

Este chico, pudo ver el sufrimiento de este toro, sabía que le esperaba una cruel muerte y quiso demostrarles a todos que, a pesar de mostrarse como un gran animal, fuerte y corpulento, puede llegar a ser un animal muy noble.

La acción de este chico, indudablemente nos llama a la reflexión, su historia ha dado la vuelta al mundo y merece llamar nuestra atención.

Lo que este joven quiere enseñarnos es que los toros no son tan peligrosos como parecen o como se les hace ver, ellos son dóciles y muy amigables.

Podemos ver en una fotografía la evidencia de una hermosa amistad que ha surgido entre este par. Christophe está sobre el césped muy cómodo y relajado, mientras el toro juega, intercambian algunos gestos y en ningún momento podemos ver alguna reacción agresiva por parte del animal.

Fodjej, es el nombre de este gran toro, lo que le comentaron en la ganadería al joven cuando compró al toro, es que este animal tenía su destino en el mundo del toreo en Barcelona. La intención del chico fue cambiar el destino tan atroz que le esperaba a su gigante amigo. Allí mismo le comentaron que si educaba bien al toro, se iba a dar cuenta lo fiel y amigable que era.

Los dos nuevos amigos, son ahora inseparables. El chico atiende, cuidada y dedica tiempo a Fodjej; ha descubierto a un animal muy noble, quien ha demostrado que, con los otros animales de la granja, también se la puede llevar bien.

Tristemente la mala fama que tienen estos animales, nos lleva a tener un mal concepto de ellos y a utilizarlos para las corridas de toros en todo el mundo. Lo que Christophe nos ha enseñado es a aprender a mirar a los toros con otros ojos y comprender que son animales que no deben ser maltratados.

Ya basta de tanta crueldad, aprendamos a amar a estos animales, a respetarlos y a entender que, ellos también merecen vivir.