Esta anciana chimpancé a punto de morir recibió una visita inesperada que le devolvió la sonrisa

Anuncios

La muerte es un suceso de nuestras vidas que todos debemos enfrentar, todos en algún momento vamos a morir. Pero vaya que nos cuesta aceptar. A pesar de ser algo que tenemos seguro y deberíamos asumir tranquilamente, es un episodio que no queremos vivir o por lo menos muchos decidimos ignorar.

A esto no escapan los animales, son también seres vivos y nacen, se reproducen y mueren. Sin embargo en ellos puede ser diferente, pero no deja de lamentarse más aún cuando se trata de nuestras mascotas o un animal muy querido por nosotros. Dejan un vacío muy grande en nuestro corazón y un recuerdo hermoso.

Hoy es el turno de Mama una chimpancé de 59 años, anciana y enferma, sus días transcurrían sobre una cama, ya no tenía alientos para pararse ni para comer, debía ser atendida por personas que le suministraban los cuidados necesarios, en los que fueron sus últimos días. Lejos quedaron sus travesuras y sonidos tan particulares, hoy un ensordecedor silencio es lo que se escucha.

Anuncios

Lo único que Mama quiere es estar tranquila, cerrar sus ojos y esperar su muerte. Sus fuerzas han desvanecido, sus ojos difícilmente los puede abrir y escasamente prueba bocado. La vejez ha hecho estragos en este chimpancé que hace un tiempo atrás disfrutaba junto a sus pares de jugarretas y alocadas aventuras.

En el año 1957  en estado salvaje nació nuestra protagonista, en el año 1971 fue llevada desde Alemania a Holanda, donde llegó a vivir en el zoológico Royal Burgers en Arnhem, sus destrezas y aptitudes la llevaron a tomar el liderazgo de la colonia de chimpancés, se convirtió en su matriarca.

El video que estás observando es de “Mama”, puedes apreciar el estado en el que se encontraba. Al parecer ella podía sentir que su muerte se avecinaba, pero era necesario ver a un hombre para despedirse antes de abandonar esta tierra.

El profesor Jan Van Hooff es un hombre muy importante en la vida de Mama, él fue el cofundador de la colonia Mama en el zoo. Por lo tanto representaba para esta primate un ser maravilloso y único, quien le dio mucho amor, cuidados y consideración a la más grande de su recinto.

Una semana antes de que Mama falleciera este hombre fue a visitarla. Este encuentro fue muy emotivo y conmovedor. El con la más grande delicadeza se acercó y le susurro al oído, ella poco podía responder, pero al ver quién era, sus pocas fuerzas se multiplicaron y dejo ver claramente la alegría que esta visita le ocasionaba.

Hace mucho tiempo no se le veía tan feliz a los pocos días murió  Mama, pero se llevo el recuerdo más lindo, el de su protector, su amigo y su apoyo.

 

Anuncios
Loading...

Te puede interesar

15+ Inventos increíblemente ingeniosos que vas a querer al instante

Anuncios Nos lleva mucho tiempo tratando de ser innovadores y grandes diseñadores, para dar con …