Los habitantes de esta ciudad temen morir de calor, es la temperatura más alta que han tenido que soportar

Todos somos diferentes, a algunos nos encanta el clima frÍo a otros el clima caliente, por ello cuando es la época de vacaciones buscamos visitar algún lugar que se adapte a nuestros gustos y pasar una buena temporada.


Sin embargo es preocupante la variación climática que se viene sintiendo en los últimos años, especialmente  en algunas ciudades como Phoenix en Arizona, una ola de calor inclemente que está consumiendo vidas humanas.

En esta ciudad de Estados Unidos, la población se ha visto obligada a buscar formas de  mitigar el calor, ya que ha llegado a superar los 60 grados centígrados. Una temperatura increíblemente alta y peligrosa, pues vivir en un constante calor es fatigante y puede enfermarte.

Debemos aceptar que todo esto ocurre en gran medida gracias al descuido que ha tenido el ser humano en el medio ambiente, hemos abusado de nuestro planeta y por consiguiente estamos empezando a ver los desastres que han quedado. El calentamiento global hace presencia de una manera brutal.

Y es que ni las mascotas se han salvado de esta fuerte temporada de calor, a tal punto que se han tenido que crear zapatos especiales para ellos y así poder caminar, de lo contrario en sus patas sufren quemaduras.

Salir a estudiar o trabajar para los habitantes de Phoenix ha sido imposible, nadie puede rendir bajo estas condiciones. Por lo tanto las clases han sido suspendidas y solo acuden a su sitio de trabajo quienes pueden hacerlo bajo la protección de un aire acondicionado, que logre refrescar en algo el ambiente y así cumplir con sus responsabilidades.

Y ni se diga del agua, este es el primer y único recurso hídrico que todos tienen siempre a mano, pues es indispensable estar bebiendo este vital líquido para evitar la deshidratación o las infecciones que suelen propagarse cuando se está a temperaturas tan altas.

Muy poco movimiento se ve en las calles de Phoenix, pues la gente no sale de sus casas para evitar daños mayores y dentro de sus hogares de día y de noche siempre tienen el aire acondicionado funcionando, de otra manera no podrían subsistir.

Considerando a los presos, a ellos también se les ha trasladado a lugares encerrados pero con áreas más espaciosas, grandes patios con carpas donde pueden estar menos acalorados.

Phoenix es una ciudad donde el color rojo es el que predomina indicando las elevadas temperaturas que se registran allí. Realmente un alerta para todos sus pobladores, donde ven consumir sus días en tan calurosas jornadas.

Que esto nos sirva de reflexión y que desde ya empecemos a rescatar lo que nos queda de este hermoso planeta, evitando el deterioro del mismo.