Lleva una marca en su frente algo que le recordara lo que nunca debe volver hacer

Tristemente vemos como los valores se han perdido, a tal punto que nuestra principal amenaza somos nosotros mismos. La delincuencia se apodera del mundo entero, en especial de algunos lugares, que como Brasil enfrenta un momento muy peligroso, donde no hay límites y la violencia y robos es el constante en las calles de este país de América latina.


El gobierno ha tratado de implementar varias medidas de seguridad con la finalidad de acabar con este fenómeno que acaba con la sociedad, pero no ha tenido la respuesta esperada y cada día se incrementan más los actos delictivos, por lo tanto cada quien toma la ley por sus manos y trata de protegerse a como dé lugar.

Los casos que hoy vamos a nombrar se hicieron famosos, pues estos ladrones salieron con el rabo entre las piernas.

Un chico de 17 años acostumbrado al parecer en adueñarse de lo que no es suyo , quiso como ya lo había hecho en otras oportunidades en entrar sin permiso a una casa y sacar de allí todo lo que pudiese, así que manos a la obra y logró entrar a una hermosa mansión, que buen logro para este joven posiblemente.

Pero no se percató que en el lugar había un grupo de personas y entre ellos un talentoso tatuador, quien valiéndose de su cuerpo musculoso y atlético, pudo tomar a la fuerza al infraganti chico, y sin darle ni un golpe por el abuso en entrar a su propiedad, quiso castigarlo de otra manera y con la agilidad que la experiencia en su profesión le da, le dejó un recuerdo en su mente que nunca olvidará.

“Yo soy un ladrón y un necio.” Esta es la lección que el dueño de aquel lugar quiso dejarle al chico, quizás fue muy fuerte, pero algo había que hacer ¿verdad?

 Otro caso muy conocido fue el de Garfield Morgan y Kim Gorton dos ladrones que sin piedad robaban a cualquiera, así que entraron a la casa de   Harry Harrington con la finalidad de hacer lo mismo de siempre, pero este hombre de casi 2 metros de altura y 150 kilogramos de peso, los tomó por sorpresa y durante 5 días hizo con ellos lo que le provocó.

Los vecinos alertados por los gritos llamaron a la policía y fueron ellos quienes rescataron a estos dos ladrones de su víctima, esto nunca lo olvidaran. Les salió muy mal su plan.

Ya está bueno que los ladrones nos amedrentan y quiten lo que nos ha costado tanto, deben tener una lección, algo que nuestros protagonistas seguramente ya han tenido, ¿estás de acuerdo?