No obligues a tus hijos a abrazar o besar a los demás. Esta campaña te ayudará a reflexionar sobre este tema


“Ven y Saluda a tus tíos. ¡Dale un abrazo y un beso a tus abuelos, si no lo haces eres maleducado!” Seguramente tú también pasaste por esto en tu infancia y te viste en la obligación de cumplir con esas ordenes a pesar de que varias veces no querías hacerlo. ¿Entonces te has detenido a pensar por qué seguimos haciendo esto con nuestros hijos?


Hace poco “A Mighty Girl” compartió una fotografía de una campaña que se hizo bastante popular en las redes sociales, ese trata de una fotografía en donde sale una niña y al lado se coloca el siguiente texto: “Tengo 5 años, no me obligues a besar o abrazar, estoy aprendiendo a decir que no y tu apoyo ayudará a mantenerme segura de por vida”.

Irene Van Der Zande es la cofundadora así como la directora ejecutiva de la organización Kidpoder TeenPower Fullpower Intenacional (que quiere decir, Poder total de niños y adolescentes) ella hizo una mención en CNN sobre este tema, manifestando lo siguiente:

“Cada vez que forzamos a los niños a que se sometan al afecto no deseado con el fin de evitar ofender a un familiar o lastimar los sentimientos de algún amigo, les estamos enseñando que no son dueños de sus cuerpos, debido a que tienen que ignorar sus sentimientos sobre aquello que ellos consideran que puede estar bien o mal”.

Y esto es una gran realidad, el hecho de obligar a los niños a que den besos o abrazos a los demás cuando ellos no quieren hacerlo, los expone de una manera bastante vulnerable a los pederastas, siendo este tipo de personas en ocasiones las más cercanas al entorno familiar, así lo aseguran algunos especialistas en salud mental.

El hecho de que no obligues a los niños no significa que sean malcriados, por el contrario, les estás dando la libertad de decidir, además existen muchas otras maneras de saludar, como estrechando las manos por ejemplo.

Debemos siempre respetar a nuestros hijos, así como las decisiones que ellos tomen sobre su cuerpo, tampoco vamos a irnos al extremo de dejarles hacer siempre lo que deseen, en efecto la autoridad es necesaria, pero debemos recordar también que ellos son seres independientes hasta cierto punto.

Así que ya lo sabes, la próxima vez que quieras obligar a tus hijos a que besen o abracen a algún familiar o algún allegado piénsalo dos veces, y si ellos no quieren hacerlo, respeta su decisión. ¿Cuál es tu opinión sobre este tema?