GÉNESIS DE ALEXANDRÍA. LA MUTACIÓN DE LOS OJOS COLOR VIOLETA.

Es una mutación genética en la cual se nace con los ojos de color gris o azul pero al pasar los meses el color de los ojos va cambiando, pues se tornan de un colo violeta.

Se dice que durante la pubertad la tonalidad del color de los ojos se intensifica.

A pesar de éste extraño color en los ojos no afecta en la visibilidad de una persona.

Esta mutación tiene consigo muchas teorías del porqué se le conoce como síndrome de Alexandría.

Una de ellas habla sobre una mujer llamada Alexandría, que fue la primer mujer en padecer esta mutación. Se dice que esta variante genética se descubrió en 1960.

Los que tienen esta mutación no les crecerá ningún vello facial, ni vello corporal, ni vello púbico o vello anal (no incluyendo el cabello de su cabeza, de sus orejas, narices, cejas y pestañas). Además, las mujeres no menstrúan, pero son fértiles.